Consultoría de
comunicación
estratégica

Tattoo stories

POST-IT, DE INVENTO FALLIDO A BESTSELLER MUNDIAL

Reales o fantasiosas, distorsionadas o amplificadas, ciertas anécdotas ocupan un lugar especial en la mitología empresarial, hasta el punto de pasar a la posteridad. ¿Qué nos dicen sobre el mundo laboral y sobre nosotros mismos? Cada mes, No Com analiza una de estas icónicas tattoo stories. Episodio dos: la invención del Post-it, o el arte de convertir un trozo de papel en una bendición.

Es el tipo de historia que se nos quedan pegadas… bueno, no tanto: todo el sentido de la historia fundacional del Post-it radica en un invento fallido que la empresa estadounidense 3M supo transformar en una herramienta brillante. Una herramienta apreciada por todos los oficinistas, entusiastas del diseño y estudiantes currantes. Este pequeño marcapáginas autoadhesivo de color amarillo canario, icono del armario de suministros y estrella del brainstorming (y de la lista de la compra de los sábados), parece haber existido siempre.

Y, sin embargo, por los pelos. En su sitio web, 3M -propietaria de la marca Post-it, entre otras- hace un relato detallado de la desventura que dio origen a esta innovación. Fue en 1968 cuando el químico Spencer Silver (1941-2021), miembro del laboratorio de investigación de 3M, desarrolló un pegamento… que apenas pegaba. “Como investigador, parte de mi trabajo consistía en desarrollar nuevos adhesivos, y en aquella época queríamos desarrollar adhesivos que fueran más grandes, más fuertes y más resistentes”, explica el desafortunado investigador, obligado a admitir que este polímero adhesivo acrílico “no cumplía ninguno de estos criterios”.

Los cánticos al rescate de la innovación

Sin darse cuenta, Silver acaba de descubrir un nuevo tipo de adhesivo que puede pegarse y despegarse una y otra vez, sin dañar la superficie. Pero, ¿qué hacer con él? Durante años se esforzó por encontrar un uso a su descubrimiento. Pero fue en vano. “Me llamaban el Sr. Perseverante”, recuerda filosóficamente. Mientras tanto, otro científico de 3M, Art Fry, se enfrentaba a un doloroso problema existencial. Todos los miércoles por la noche, este hombre ferviente canta en el coro de su parroquia. Meticulosamente indexa los himnos para el siguiente servicio deslizando pequeños trozos de papel en su cancionero. Pero el domingo por la mañana, todos los trozos terminan dispersados y el trabajo perdido.

Lo que necesitaba era un marcapáginas adhesivo. Fry recordó entonces un seminario en el que Silver había presentado su descubrimiento. Era el año 1974. Sintió que estaba ante algo importante: “El tipo de momento que te da un subidón de adrenalina”.

“Me dije que teníamos algo más que un marcapáginas, era una nueva forma de comunicarnos”, relata Fry. El invento se extendió por toda la empresa, con gran aclamación del personal. Las primeras pruebas de comercialización, en 1977, no fueron concluyentes.

Nuevos métodos de reflexión colectiva

Fue entonces cuando el departamento de marketing entró en acción: se distribuyeron muestras masivamente en Boise, Idaho. Y los resultados fueron inesperados. El 90% de quienes lo probaron afirmaron que pagarían por usar Post-it. Según Fry, las notas se extendieron “como un virus”, y los mejores promotores son los propios clientes, que las utilizan por todas partes en sus escritorios y archivos.

Nos podríamos imaginar que la elección del color ha sido muy meditada. Pero la realidad es más prosaica: el laboratorio de al lado tenía existencias de papel amarillo. En la saga de los post-it, la casualidad jugó su papel hasta el final, para alegría de sus creadores.

Desde entonces, la gama ha crecido: ¡4.000 productos! – y nadie puede imaginarse la vida sin Post-it. Se distribuyen en más de 150 países. Se ven en películas, series de televisión y anuncios. Las oficinas están cubiertas de ellos. Como señala Silver, las pequeñas notas de colores han fomentado la aparición de nuevos métodos de organización y pensamiento colectivo; un producto que nadie habría pensado que necesitaba, pero que se ha convertido en indispensable. Iconos de la marca, Silver y Fry terminaron sus carreras con honores.

Encarnar la razón de ser

“Esta historia encarna perfectamente la razón de ser de 3M desde hace mucho tiempo: utilizar la ciencia y la innovación para mejorar la vida cotidiana, y eso es sin duda lo que la hace tan emblemática”, analiza Charles De Beistegui, Director Asociado de No Com. Alinear la razón de ser de la empresa con las historias asociadas a ella es también uno de los puntos fuertes del apoyo que nuestra empresa ofrece a sus clientes. “Las empresas necesitan historias vivas y memorables para ilustrar su razón de ser en el día a día, para pasar de las palabras a los hechos”, subraya.

Es un reto que 3M ha superado a lo largo de su historia, integrando cada una de sus innovaciones en un gran relato. La cinta Scotch, en 1930, ya era una con la empresa. De todos estos descubrimientos, el del marcapáginas amarillo sigue siendo uno de los más llamativos, porque pone de relieve el poder de la iniciativa, que está en el centro del compromiso de 3M. La razón de ser actúa como una estrella polar que guía las acciones de la empresa y aumenta el poder de sus empleados”, resume Charles De Beistegui. No es un manual de instrucciones, sino una fuente de inspiración para las iniciativas. Cada empleado debe hacerla suya”. En este caso, la historia es aún más inspiradora porque pone de relieve el éxito de la cooperación: un segundo investigador retoma un descubrimiento del primero y lo convierte en un éxito. Es una fábula sobre la perseverancia y la importancia de la colaboración, y un argumento a favor de que las empresas compartan información.

Cada decepción puede convertirse en una oportunidad

Si esta historia es cautivadora, es sin duda también porque ofrece un elocuente ejemplo de serendipia: la revelación fortuita de algo que no estabas buscando. Algunos casos siguen siendo famosos. La invención accidental de la tarta Tatin por dos hermanas, el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming, el desenterramiento de la cueva de Lascaux por unos niños… ¿Qué nos dice la invención de la nota Post-It? Toda desgracia puede esconder una oportunidad. Y 3M lo ha entendido. Por mucho que el Post-It se termine por despegar, la historia de su origen, por su parte, es difícil de olvidar.

F-X M.