Consultoría de
comunicación
estratégica

Story leaders

ELISABETH BOUCHER-ANSELIN: “LAS HISTORIAS SON UNA FORMA DE DOMESTICAR LA COMPLEJIDAD DEL MUNDO”.

La Guía Michelin es una de las guías turísticas de hoteles y restaurantes más antiguas y reputadas del mundo, que califica de 1 a 3 estrellas la calidad de dichos establecimientos.

Para la Directora de Comunicación de Michelin Food & Travel, las historias, grandes y pequeñas, que nos acompañan a todas las edades contribuyen a alimentar nuestra necesidad de sentido, estimulando nuestra imaginación y nuestro pensamiento.

¿Cuál fue la primera historia que le impresionó?

Mujercitas, de Louisa May Alcott. Fue la primera novela “de verdad” que me llamó la atención como lectora. Es una oda a la hermandad en tiempos de prueba. Me reconocí en la personalidad de Jo, en sus sueños de literata y en su deseo de independencia. Este personaje apasionado prefigura el feminismo. Por supuesto, todas estas palabras vinieron después, pero inmediatamente me encantó este libro escrito por una mujer. De adulta, lo releo en inglés con la misma sonrisa infantil.

¿Por qué necesitamos tanto los relatos?

Precisamente porque los cuentos resuenan en nuestra infancia. Reavivan en nosotros las voces de quienes nos leyeron nuestros primeros cuentos. También satisfacen nuestra necesidad de sentido: la propia estructura de una historia, con su situación inicial, sus giros y su resolución, proporciona un marco tranquilizador para domar la complejidad del mundo.

¿Cuál es su historia favorita para contar?

Cualquier historia sobre un personaje que intenta hacer todo lo posible por cumplir sus promesas.

¿Prefiere una novela realista o un cuento para dormir?

No importa. Puedo leer ciencia ficción o una biografía bien elaborada con el mismo interés. Lo mismo ocurre con una buena película: con mis hijos, puedo pasar de Los Vengadores a Sissi Emperatriz con el mismo placer. Siempre que haya un elemento de ensoñación…

¿Un relato de una marca inspiradora?

La historia de Chanel me parece especialmente coherente e inspiradora. Esta marca, icono del lujo francés, consigue año tras año reinterpretar su ADN dándole un matiz renovado, a veces profundo, a veces ligero. Esta historia resuena en muchos públicos, en todo el mundo. Eso es admirable. Lo que también me atrae es el distanciamiento de la marca de la inmediatez tan a menudo asociada al lujo y al consumismo: Chanel, por ejemplo, tardó en abrazar lo digital porque la experiencia de la venta al por menor sigue siendo el núcleo de su filosofía, un símbolo de la atención prestada a los clientes.

¿Hay algún relato del que se sienta orgullosa?

La que estamos preparando para la Guía Michelin. Nuestra marca, con sus 120 años de historia, está experimentando una increíble expansión. En un mundo de estandarización y sobrecarga de información, no siempre es fácil elegir un restaurante o un hotel. El posicionamiento único de la Guía Michelin nos permite distinguir la excelencia humana y desenterrar ese extra de alma que buscan los clientes. Seguimos revelando lo mejor del refinamiento, pero esta vez en el arte de acoger a los huéspedes, con una selección de 5.300 hoteles y la posibilidad de reservar directamente en nuestro sitio web. Para ofrecer el mejor servicio, también acabamos de lanzar la Llave Michelin, una variación de las Estrellas concedidas a los restaurantes, para distinguir las experiencias hoteleras más notables. Lo que nos distingue es nuestra voluntad de poner de relieve los talentos que embellecen la hostelería y la restauración.

La Guía Michelin acaba de lanzar la Llave Michelin, una variación de las Estrellas concedidas a los restauradores, para distinguir las experiencias hoteleras más notables.

¿Un mito que pueda explicar nuestra época?

El episodio del juicio de Paris en la Ilíada está lleno de lecciones. Afrodita, Hera y Atenea piden a Paris que entregue a una de ellas la “manzana de la discordia”, destinada a la más bella de las diosas olímpicas. Paris elige a Afrodita, enfadando a las otras dos. Esta situación contribuye al estallido de la guerra de Troya. Veo en ella un eco del orgullo de nuestro tiempo, donde la cuestión de la elección sigue siendo un tema delicado. Toda renuncia crea frustración y puede acarrear problemas. Elegir significa inevitablemente renunciar.

Una buena historia depende…

En primer lugar, de la profundidad de los personajes con los que nos identificamos. Después, de la fuerza de la acción. Y por último, de la profundidad de las lecciones que aprendemos de ella, como en una fábula.

¿Un libro que va contigo a todas partes?

¿Puedo decir que es un libro de poesía que va conmigo a todas partes? “Veinte poemas de amor y una canción desesperada“, de Pablo Neruda. La sensualidad de estos versos es deslumbrante. El virtuosismo del autor, que era tan joven cuando escribió esta oda a la vida, me asombra cada vez que abro mi ejemplar con las orejas de perro.

¿Un anuncio inolvidable?

El diseñado por Jean-Paul Goude para el perfume Coco Chanel, en 1991, sacudió mi infancia. Apareció en una grabación VHS de unos dibujos animados que veía a menudo. Recuerdo esta poética puesta en escena, con una magnífica Vanessa Paradis, transformada en un pajarito enjaulado. Imágenes de una gran pureza.

¿Alguna anécdota anticrisis que quiera compartir?

 

Mi abuela camerunesa me contaba un cuento muy fuerte. En un pueblo, las desgracias se acumulan y la situación es desastrosa. Pero el héroe, a fuerza de ingenio, va encontrando poco a poco soluciones a los problemas de los aldeanos: las cosechas arrasadas por la langosta, las inundaciones, el incendio que destruyó el tejado del jefe del pueblo… Este cuento va en contra del estado de ánimo actual, tan a menudo derrotista. Ofrece a la gente la posibilidad de seguir adelante y encontrar soluciones: con valor e ingenio, todo es posible.

¿Cuál es la mejor manera de terminar una historia?

Me gusta saber qué le pasa al personaje. Me molesta cuando el autor sugiere cosas sin hacerlas realmente.

Entrevista realizada por F-X M.